jueves, 29 de abril de 2010

Cuenta la leyenda...

...que nació en Capadocia... que peleó con el dragón... El dragón es origen. Y agua salada. Es la madre primordial... el caos primigenio de Enûma Elish.
El Mediterráneo también es origen.

Menorca tiene varias escuelas de escalada, la mayoría en calas espectaculares. Como Calescoves (Alaior), pequeña y curiosa; o Es Sòtil (desde Sant Lluis, por Cala Rafalet), con sectores muy buenos.
El tiempo ha desgastado notablemente el prestigio de los dragones... conviene no olvidar, sin embargo, que se trata de un prejuicio moderno, quizá provocado por el exceso de dragones que hay en los cuentos de hadas Jorge Luis Borges

8 comentarios:

Pekas dijo...

...por suerte siempre podemos evocar el recuerdo de los dragones del Himalaya...los cuales representan la buena suerte.. ;-)))

Aunque mi preferido .. y del que suelo recordarme a menudo, es el llamado en el Cantar de los nibelungos ...FAFNIR... ( nombre que le pusieron a su furgoneta Carol Dunlop y Julio Córtazar para iniciar su viaje en los
"Autonautas de la cosmopista"...
:-))))

Disfrute ud. del mediterráneo. de las islas .. de los dragones.. y por supuesto de la vida.. ;-)))

ONA dijo...

...Nibelungos... eso suena a Wagner!!!
:)

Gracias Pekas, que los dragones nos den buena suerte, y que disfrute usted también
;)

Becki dijo...

Nunca he pisado Menorca... tendré que empezar a pensar en ello ;)

Fer dijo...

Poniéndome al día con tu blog.
Siempre que vengo me encuentro con detalles de los buenos.
Bss

ONA dijo...

...mmm... sí Becki... y muy seriamente...
:)


Gracias Fer... bss...

Àgueda dijo...

Uffff Menorca, qué de recuerdos... Muchos días allí, cuando navegaba. Y el recuerdo de uno de mis compañeros de clase, marinero que sólo tenía una moto y era de Barcelona pero trabajaba en una golondrina en Menorca, vivía allí en un hostal y estaba completamente loco. Le venía la cosa de serie pero el viento de la isla se lo acentuó...

Comtessa d´Angeville dijo...

La de antes era yo desde la cuenta "real".

ONA dijo...

ajá... me querías despistar!!

Comtessa... tienes que seguir contando esas historias del marinero... y de cuando navegabas...